PATRICIO GÓMEZ DI LEVA

SEXUALIDAD INTELIGENTE

“Este no es un libro más sobre la sexualidad humana.”
DR.JUAN CARLOS KUSNETZOFF COMPRAR
Problemas Sexuales frecuentes de:
HOMBRES
Eyaculación Precoz o Retardada: Dificultad para controlar el Reflejo Eyaculatorio.
Disfunción Eréctil: Dificultades para lograr o mantener la erección.
Problemas Sexuales frecuentes de:
MUJERES
Anorgasmia: Dificultad para alcanzar el Orgasmo
Vaginismo: Contracción involuntaria de las paredes vaginales que dificultan la penetración.
Dispareunia: Dolores en el momento de la penetración ó durante el acto sexual
Problemas Sexuales frecuentes de:
AMBOS
Trastornos del deseo: Ausencia o disminución del deseo sexual.
Fobias o Miedos Sexuales
Crisis de Identidad de Género: Disforia de Género
Crisis de Orientación Sexual: Bisexualidad / Homosexualidad Egodistónica

Construir el Deseo Sexual !!

Una consulta que a los sexólogos no nos sorprende y  seguro a vos tampoco es la del señor o  señora que consultan, después de 20 años de casados, porque ya no sienten lo de antes, o lo que puede ser peor, que ya no sienten nada.

Uno enseguida se pregunta como se llegó a ese punto?, hubo algo que desencadeno el problema?, o de a poco el deseo fue desapareciendo?.

Pero lo que sorprende   es cuando esta consulta la hace una pareja que están juntos hace solo un par de años, y cada vez es más frecuente esta consulta de parejas jóvenes.

Lo que es común detrás de todos los casos en los que no hay deseo o está muy disminuido, es una creencia, falsa pero efectiva, de que el deseo es espontaneo.

Es verdad que el deseo puede ser espontaneo, pero solo es así en algún momento de la vida, y así como aparece y puede sorprendernos, desaparece si no nos ocupamos de estimularlo.

El deseo es como una planta, si dejamos que solo se riegue con la lluvia, habrá temporadas de lluvia donde crecerá, pero también habrá temporadas de sequía donde correremos el riesgo de que se muera.

Lo que sucede realmente es que el deseo es como una planta de interior, si no nos ocupamos de regarla seguramente no sobrevira.

Cuando somos muy jóvenes o cuando empezamos una relación, no siempre, pero muchas veces las cosas funcionan solas, pero a medida que pasa el tiempo, si no nos ocupamos, las cosas dejan de funcionar.

El deseo es el resultado, siempre, de un estímulo que lo antecede. Pero en el caso de la falta de deseo puede ser el resultado tanto de un estímulo negativo que lo debilito, de un estímulo inadecuado o de la ausencia de estímulo.

No hay deseo sin estimulo, y así como hay estímulos que lo fortalecen, hay otros que lo debilitan.

Los estímulos que debilitan el deseo son la rutina, el maltrato, el estrés, la desconfianza,  la ansiedad y  las preocupaciones.

Y los estímulos que fortalecen el deseo son el enamoramiento, los besos, los juegos,  las caricias, las buenas actitudes, el buen trato, pequeños gestos positivos y  la confianza.

De lo que nos vamos ocupar ahora es de un estímulo muy especial, que es fundamental y que muchas veces descuidamos: Las caricias.

Las caricias son el estímulo que por excelencia despiertan el deseo, y cada caricia es como una leña que tiramos al fuego del deseo. Si queremos que el fuego no se apague, no tenemos que dejar de poner caricias al fuego.

Una nueva forma de pensar en las caricias, es no pensar en que acariciamos al otro, sino que nos acariciamos en el otro. La caricia es un dar y recibir, que en lugar de transformarse en una bola de nieve se transforma en una bola de fuego y pasión.

La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano y recorrerlo es una aventura que está al alcance de nuestras manos, pero no solo de las manos, el contacto cuerpo a cuerpo es una caricia que nos une.

La invitación es a explorar el cuerpo del otro, y es esa exploración descubrir el propio. Las sensaciones, los calores y las diferentes zonas de nuestros cuerpos. Encontrarnos con el otro entre besos y caricias es una forma de reencontrarnos con el deseo, o de mantenerlo siempre vivo.

Así como las caricias son el estímulo por excelencia para generar, aumentar y mantener el deseo, el principal enemigo del deseo es la rutina.

Publicado en: Sin categoría

NUEVO CONSULTORIO

NORDELTA

Pje. de las Ciencias 75

 

CHARLAS

Inteligencia Sexual. El desafío de construir una Sexualidad Inteligente

Sexo sin edad, mentes sin tiempo. La sexualidad a través del tiempo

Diferentes pero parecidos, Sexualidad Masculina y Femenina. El desafío de encontrarse con el otro.

Hijos adolescentes. Un torbellino sexual frente nuestro… ¿Qué digo? ¿Qué hago?

Despedida de Soltera. Charla, Juguetes Sexuales y Juegos. Información + Diversión